martes, 19 de abril de 2011

La peor mamá del mundo

Yo tuve la peor mamá del mundo. Mientras que los otros niños podían irse a la escuela sin desayunar, yo tenía que comer todo el cereal, el huevo y el pan tostado. Cuando los demás niños tomaban refrescos gaseosos y dulces para el almuerzo, yo tenía que conformarme con comer siempre comidas nutritivas.

Mi madre insistía en saber todo lo que hacíamos y donde estábamos, parecía que estábamos encarcelados; tenía que saber quiénes eran nuestros amigos. Insistía en que, si decíamos que íbamos a tardar una hora, de hecho tardáramos una hora y no dos.

Me da vergüenza admitirlo, pero hasta rompió la "Ley contra el trabajo de los niños menores", e hizo que laváramos los trastos, tendiéramos nuestras camas, aprendiéramos nuestras tareas de la escuela y muchas cosas más; hasta creo que se quedaba despierta por la noche pensando en las cosas que podría obligarnos a hacer, tan sólo por molestarnos: Que lávate los dientes, cepíllate el cabello, respeta a los mayores, obedece...

Siempre insistía en que dijéramos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Así, entre tanta crueldad, transcurrió mi infancia. Para cuando llegamos a la adolescencia y fue más sabia, nuestras vidas se hicieron aún más miserables. Nadie podía tocar el claxon para que saliéramos corriendo, nos avergonzaba hasta el extremo de obligar a nuestros amigos a llegar hasta la puerta de la casa para preguntar por nosotros.

Pasaron los años y resulta que todos sus hijos somos felices. Hemos sabido superar las dificultades de la vida y desarrollar magníficas relaciones tanto en la familia como en la iglesia y en nuestros trabajos. ¿A quién debemos culpar de nuestra situación actual?

Tienen razón, a nuestra "Mala Madre".

Verán lo que nos hemos perdido: Nada que valga la pena.

Hemos descubierto que nuestra "mala madre" es en realidad la mejor del mundo. Gracias a ella mis hermanos y yo nos hemos propuesto continuar el camino trazado por Jesús: Vivir para servir. Así es el amor.

Estamos tratando de educar a nuestros hijos como lo hizo nuestra madre. Estoy llena de orgullo cuando mis pequeñitos me dicen que soy "mala". Sonrío recordando mis propios arrebatos de cólera y le doy gracias a Dios por haberme dado a la "Mamá más mala del mundo".


3 comentarios:

  1. ES VERDAD YO E QUEJO TENGO 13 AÑOS Y MAMA SIEMPRE ES MARIA FERNANDA LAVA LOS TRASTOS, YA TENDIO LA CAMA UISH Q RABIA PERO A PESAR SIEMPRE VA A SER LA MEJOR MAMA DEL MUNDO

    ResponderEliminar
  2. mi madre hace lo mismo pero yo se q es por nuestro bien debemos de obedecerles en lo q nos digan y disfrutar a lamejor mama del mundo..
    FELIZ DIA DE LA MADRE

    ResponderEliminar
  3. por qe madre solo hay una & hay qe valorarla mucho! siempre van a pensar para nuestro bien nunka para nuestro mal! una madre es lo mejor qe nos pudo aver pasado en el mundo y despues ser madres es aun mejor de lo qe nos imaginamos por qe asi como nuestras madres nos enseñaron nosotras tambien podremos enseñarles a nuestros hijos yo le staria enseñando ami bebe pero por desgrasia no se pudo! pero no le hecho la culpa a nadie! son cosa qe pasan pero aprobechenla por qe no vaa a star para toda la vida mentira qe cuando tengamos 65 nuestra madre va a star hay! qieranla siempree es lo qe hay qe hacer yo se qe habeses uno se enoja pero tambien nosotras pasaremos por eso! besos & feliz dia de las madrees madresitas & las mamacitas xD jee jee jee un chasQirris ;))

    ResponderEliminar